martes, 13 de octubre de 2015

...

¿Quién me llama? Ah, eres tú. Ahí abajo se está bien, deja que te acompañe. Me siento reconfortado bajo el peso de las piedras. Cuando me hayan pisado hasta desfallecer descubriré que fui yo mismo. A rastras me colocaré en posición para poder destruirme mejor. Te agradezco que seas tan solícito a la hora de ser enemigo. Gracias por el miedo y por la angustia. Gracias por las noches sin dormir, por el desprecio que con tanto ahínco se merece mi espejo. Sin ti jamás podría hacer de mi vida un triste circo con payasos que no hacen reír y magos que no pueden engañar (no al menos a sí mismos). Si no fuera por ti jamás pensería que merecería la pena hacer aquéllo que no pienso mencionar (nunca se sabe quién puede estar mirando; ojos pueden sentir las palabras). Y ahora me daré mi último castigo negándome mi compadecimiento complaciente. Es hora de desterrarse hacia el silencio y recolectar el placer oculto de la espera.

sábado, 30 de mayo de 2015

Gruvia (fanfic de Fairy Tail)

Vivir eternamente bajo la lluvia es como una canción mortecina. Como tapar una pequeña lámpara que se ahoga con un velo de seda gris. Arroja una luz sucia. Aplomada. Desvaída. En una palabra, mortecina. Mortecina es una palabra que a ella le recuerda a oscuridad. La falta de luz es su color. Si alza sus ojos hacia el cielo, solamente ve perezoso algodón blanco aderezado con ceniza. A veces cree que es un espejo de lo que encierran sus suspiros. Su suave caminar, lento y cadencioso, y su voz susurrante marcando un susurrante tempo. Tin, tin, ton. Tin, tin, ton. Como salpicar de agua. Como los pasos de un baile. Así es. Cuando empieza a llover, es cuando comienza su canción, las gotas tempranas imitando los primeros compases de una suite. Su apagada canción mortecina.

domingo, 17 de mayo de 2015

He pensado que...

¿Conocéis esa sensación?
Es como si hasta ahora te hubieras estado leyendo el libro de instrucciones de tu vida (y de la vida), creyendo que lo entendías. Y de pronto te hubiesen arrojado sin previo aviso (o con avisos que no veías) a la vida. Y te hubieses dado cuenta ahí de que no habías entendido nada. Y que por eso ahora nunca sabes lo que pasa. Y nunca sabes qué hacer.
Dentro de tu corazón.

lunes, 2 de marzo de 2015

¿Dónde están las estrellas?
Demasiado lejos.
Como un camino que nunca llega.
Como una distancia que sabe a negro.
Como un eco, y nada más.
A la distancia de una mano,
como sueños que parecen estar cerca.

domingo, 18 de enero de 2015

Esta pieza es maravillosa <3