sábado, 25 de octubre de 2014

Mañana

Me desperté sin las gallinas
en un día tan excepcional como otro cualquiera.
Experimenté el sabor de la mañana
en una mandarina fría
que no parecía querer dar su brazo a torcer.
Presa de mi habitual decisión
me senté a hablar con quien no quiso

lunes, 20 de octubre de 2014

De título evidente

Es una extraña tristeza.
No es de ésas de ir arrastrándose por los rincones,
alimentándose de las lágrimas,
ni de ésas de no dormir,
atormentado por la insolidaridad de la noche.
No es de ésas de no respirar,
no es de ésas de hacerse amigo de la soledad.