lunes, 1 de julio de 2013

Los tienen cuadrados

Qué huevos le echan, sí señor:

http://www.eldiario.es/politica/PP-Cortes-Valencianas-RAE-valenciano_0_144886070.html

La noticia es de hace bastante, pero es que últimamente no he tenido mucho ánimo para bloggear. Así que os la traigo con retraso. ¿Por qué me interesa? Como estudiante de Historia ya prácticamente graduado, me duele en el "orgullo profesional" que se le peguen semejantes patadas no solamente a mi disciplina, sino
también a la Lingüística y a unas cuantas más.

Comentemos el caso, muy rápidamente:


"El PP ha encontrado el origen del valenciano en 'la más profunda prehistoria' (...) 'después de diversas decenas de miles de años de vida durante la prehistoria', los valencianos 'comenzamos a escribir uno de los períodos de más brillantes de la historia de España'.

Bien, primer punto: nada de "España". España, como la entendemos hoy, hunde sus raíces en la Edad Media y se forja sobre todo en la Edad Moderna desde un punto de vista estrictamente cultural. A nivel político, España no fue realmente un país hasta el siglo XIX, siendo hasta entonces un conglomerado de múltiples coronas individuales reunidas en el mismo soberano.

Segundo punto. ¿Decenas de miles de años? No hay idioma que aguante eso sin transformarse y convertirse en otra lengua, señores. Si aceptamos eso, el valenciano es Latín, al igual que el castellano, el catalán, el gallego, el francés, el italiano, el portugués y no sé cuántos más. Pero lo mejor de todo es que el valenciano, si nos tomamos las afirmaciones del PP en serio, ni siquiera sería Latín, como voy a explicar ahora.

¿Sabéis qué son el Indoeuropeo y las lenguas indoeuropeas? Como no me apetece pensar mucho, voy a copiar y pegar fragmentos de definiciones de la Wikipedia, que os servirán para ilustraros:

"Nació como un concepto filológico, dada la identificación que la filología comparada comenzó a hacer entre un gran conjunto de lenguas actualmente habladas desde la India hasta Europa (de ahí su nombre) con rasgos comunes entre sí y opuestos a las de otras partes del mundo (e incluso de otras en la misma Eurasia): las lenguas indoeuropeas. Pasó a aplicarse también a los pueblos históricos que originariamente hablaron esas lenguas, a su sociedad, a su religión y a su cultura."

"Con el nombre de lenguas indoeuropeas se conoce a la mayor familia de lenguas del mundo en número de hablantes. La familia indoeuropea, a la que pertenecen la mayoría de las lenguas de Europa y Asia meridional, incluye más de 150 idiomas hablados por alrededor de 3.200 millones de personas (aproximadamente un 45% de la población mundial)."

Por si os interesa, os pongo un enlace que os puede revelar algo más:

http://www.delcastellano.com/2008/04/17/que-es-proto-indoeuropeo/

En fin, es un tema complejo, no resumible en tan poco espacio, pero así nos entendemos. Pero... ¿a qué viene todo esto?

Todos sabemos que todos los idiomas hablados en la Península Ibérica, a excepción del Euskera, son lenguas romances, que vienen del Latín. Y el Latín es una lengua indoeuropea. Esto quiere decir que el valenciano (sin entrar ya a considerar si es un idioma o un dialecto, lo cual yo no soy quién para definir), es, sí o sí, una lengua indoeuropea. De hecho, el valenciano es la lengua de la Comunidad valenciana, y, según la noticia de eldiario.es, la que se hablaba en la mayor parte del antiguo Reino de Valencia, cuyo nombre se debe a la ciudad de Ualentia, fundada por los romanos. O sea que no hay duda, ¿no?

Pues bien.

Valencia está situada, geográficamente, en la costa del levante español, una zona en la que, allá por el VI a.C., vivían los pueblos íberos (de los que toma su nombre la Península). Una serie de tribus, etnias o lo que se le quiera llamar que tenían unas características culturales comunes y hablaban idiomas parecidos, o dialectos del mismo idioma. Un idioma NO indoeuropeo.

Comprobad en este mapa la localización de los íberos (click para agrandar):


Podéis ver fácilmente que el color más destacado, el naranja, se corresponde, según explica la leyenda, al grupo lingüístico íbero. También veréis en verde el aquitano o proto-vasco (antecedente del actual Euskera), en azul el turdetano (ignoro a qué familia pertenece) y en blanco y rosa el celta y pre-celta, que son indoeuroepos, ocupando la mayor parte de la Península.

O sea, que si tenemos que creer al PP, hay una flagrante contradicción. El valenciano se escribía en el siglo VI a.C., si... pero ese presunto valenciano es un idioma que ya no existe.

Que YA NO existe.

Que DESAPARECIÓ, saben los dioses por qué, a raíz de los complejos procesos históricos que sufrió este rincón de Europa, empezando por la conquista romana.

Pero claro, por aquel entonces España ya era Una, Grande y Libre. Aunque a lo mejor no era tan Una, porque había Unos Cuantos que hablaban Valenciano, que lo hablaban desde hacía miles de años y que lo siguen hablando ahora. Viva. ¿Para qué queremos la Historia? Quememos los libros e inventemos nosotros mismos nuestro propio pasado, como nos de la gana. Así seremos más felices.

Anda y que les den por el culo. Que se vayan todos a la mierda. Morid, por favor. De forma lenta y dolorosa.

5 comentarios:

Juan M Lozano Gago dijo...

Pues me he quedado de piedra, con tales afirmaciones... Ese valenciano que se hablaba por el siglo VI a.C., poco o nada tiene que ver con lo que tenemos en la actualidad, como bien dices.

Por cierto, ya que hablamos de lenguas y dialectos, te cuento una anécdota curiosa sobre el andaluz que puede que ya sepas. En los tiempos de la reconquista, los caballeros cántabros y castellanos, debido al calor de estas tierras, se agotaban mucho y comenzaron a "comerse" los finales de las palabras como los participios y las eses. Fue una forma de economizar el lenguaje, jeje!

Fénix dijo...

Pues no, no lo sabía, pero es una anécdota curiosa e interesante. Gracias =)

Luis H. dijo...

Me ha gustado la entrada, como has aprovechado esta "noticia" para desmontarla a la vez que te has sentido como pez en el agua aplicando tu bagaje académico.
Espero ver más entradas como estas.
Saludos

Amando García Nuño dijo...

Pues claro que ese valenciano no tiene nada que ver con el que teclean los chavales de Castellón por el móvil. Sin embargo yo, que soy un austrolopitecus, me parezco bastante a la casta de políticos en ¿ejercicio? de nuestro país, y del resto, me temo. Bueno, yo solo robo la comida necesaria para subsistir, en eso sí somos diferentes. Salud-itos

Anna Genovés dijo...

No tenía ni idea de que tal aberración andaba por los medios de comunicación tan pinta como la gallina ponedora.

Si al final va a resultar que los burros vuelan. El humano es mentiroso, sí o sí. Pues una más -y soy valenciana.

Muy interesante. Me reí un buen rato. Abrazos, Anna