miércoles, 19 de junio de 2013

Inspiración inopinada

Hoy quise escribir una poesía para aquella noche,

pero no pude.

Escribí una línea,

y al acabar se arrojó la tinta al vacío.

Qué fáciles son los principios y los primeros versos,

qué difícil es escribir cuando no tienes nada que decir.

Y en esta noche, así, quise escribir una poesía para aquel hoy,

y para entonces pude,

pero me encontré con la dificultad

de no saber con qué palabras debían arrojarse mis versos al papel.
      

13 comentarios:

vanessa carvalho dijo...

desafiando a inspiração que não vem.

flores.

mónica pía dijo...

muy bueno! quizás la dificultad sea buscar las palabras perfectas, las que "expliquen"... cuando en realidad el poema brotará de cualquier manera porque NO hay palabras para decirlo...

beso grande,

Fénix dijo...

Muchas gracias =)

Luis H. dijo...

Me ha gustado, creo que muchas veces he sentido esa misma sensación de querer escribir sobre algo y no saber cómo hacerlo. De hecho, algunas veces, si me pasa, dejo hornear un poco esas líneas para que otro día las coja con más atino.
¡Saludos!

maruxaina89 dijo...

¡Au!Eso duele

Amando García Nuño dijo...

Bueno, la mitad de los que escribimos no tenemos nada que decir, y la otra mitad han extraviado las palabras. Y aquí andamos todos, como si

Salud-os

Fábio Murilo dijo...

O SOBREVIVENTE

Impossível compor um poema a essa altura da
evolução da humanidade.
Impossível escrever um poema - uma linha que
seja - de verdadeira poesia.
O último trovador morreu em 1914.
Tinha um nome de que ninguém se lembra mais.
Há máquinas terrivelmente complicadas para as
necessidades mais simples.
Se quer fumar um charuto aperte um botão.
Paletós abotoam-se por eletricidade.
Amor se faz pelo sem-fio.
Não precisa estômago para digestão.
Um sábio declarou a O Jornal que ainda falta
muito para atingirmos um nível razoável de
cultura. Mas até lá, felizmente, estarei morto.
Os homens não melhoram
e matam-se como percevejos.
Os percevejos heróicos renascem.
Inabitável, o mundo é cada vez mais habitado.
E se os olhos reaprendessem a chorar seria um segundo dilúvio.
(Desconfio que escrevi um poema.)
Carlos Drummond de Andrade
(1902-1987)

Lembrei desse poema de um grande poeta brasileiro, o meu preferido.
Desculpe a confusão do Poema editado no meu blog. É que eu troquei bem na hora do seu comentário. Deixei o Auto Motivo mesmo, seu comentário ficou perfeito, convite a reflexão. obrigado.

http://apoesiaestamorrendo.blogspot.com.br/

Fénix dijo...

Ah, entendo. Perdoa por todos os comentarios innecesarios que che deixei, hehehe. Por certo, encantoume o poema de Drummond de Andrade. É xenial.

Juan M Lozano Gago dijo...

Todos tenemos esa sensación: un papel en blanco y ahora qué, la inspiración surge cuando no te acuerdas de ella, cuando aparece un nudo en el estómago que te avisa de que hay una necesidad imperiosa de expresar aquello que nos ronda por la cabeza, es entonces cuando las letras fluyen de la pluma, y la tinta deja sus grabados en el papel,

muy buen escrito!

Sandra dijo...

Me encanta. Mucho.

Me he propuesto leerte un poco más, que siempre eres tú el que anda por mi blog. Y me dejas... Sin palabras.

Ojalá llegues lejos, porque talento no te falta.

Fénix dijo...

Jo. Muchas gracias, Sandra. Muy honrado quedo =3

Ricardo Lamelas Frías dijo...

Para mí, Fénix, que tu poema finalizó en el cuarto verso, en ese vacio que se parece a una caída a saco desde un ático, respaldo esos versos. Interesante también el poema de Carlos Drummond de Andrade que te deja Fabio. Gracias a los dos

Fénix dijo...

¿Quizás debería haberlo concluido ahí? Quién sabe... muchas gracias =)