martes, 14 de mayo de 2013

No estaba muerto... tan sólo muerto de sueño. Hoy, un poco de autobiografía.

Desde la semana pasada he descuidado mucho el mundo bloggero, entre otras cosas, por pereza. Hoy he vuelto a la acción. Tengo muchas entradas pensadas, pero poca disposición (y tiempo) para ponerme a ellas. Por ejemplo, continuar Asesino, que la he dejado estancada, o continuar con el ciclo poético (y si acaso cerrarlo, ya que es un ciclo...). Así que he optado por resumir un poco lo que he hecho últimamente. El jueves preparé mis cosas para lo que iba a acontecer, y el viernes por la mañana ya estaba haciendo cola en la XGN14. ¿Qué es la XGN? Una party informática que se celebra anualmente en Santiago. Ved el enlace:

http://www.xuventudegalicia.net/web/Index.action

Es un evento que se celebra durante tres días (al menos esta vez ha sido así, es la primera vez que asisto). Básicamente tú vas allí con tu ordenador, te instalas y te lo pasas bien con Internet a tope y diversas actividades. La entrada este año han sido seis euros, y la preinscripción se realiza varias semanas antes. Mis amigos Óscar y Avi me avisaron. Fui con ellos y con otros amigos. Nos lo pasamos muy bien (sin contar a los gilipollas que no dejaban de vociferar como monos en celo por cualquier tontería y los organizadores que ponen música a las 9 de la mañana sin importarles que tú te hayas ido a dormir a las 6). Eso sí, acabamos muertos. Además del ordenador es recomendable llevar saco de dormir o colchón, ropa y material de aseo (para ducharse en el estadio San Lázaro, abieto para la ocasión) y comida o dinero para comer allí (se come bastante decentemente, eh). Además de una conexión de lujo y de poder descargar en red local hay torneos de Tekken, de Fifa, de League of Legends, etc., hay Scalextric, paintball, se juega a Wharhammer, a juegos de mesa, había un cuatro en línea gigante, un futolín (nosotros jugamos unas cuantas partidas), una galería de tiro (o eso entendí yo), videoconsolas... Y Coca-Cola repartió bebidas gratuitamente y organizó concursos, dando diversos objetos de premio. Que yo sepa no hubo ningún percance mayor... salvo que al Domino's Pizza se le jodió el horno y no pudo cumplir todos los encargos que se le hicieron el viernes.

En fin, de vuelta el domingo, con un sueño milenario y con ganas de una ducha. Por la noche, acabé de ver un anime con mi amigo David: Steins;Gate. Basado en el videojuego (o novela visual) del mismo nombre, su argumento gira en torno a los viajes en el tiempo, pero finalmente lo que más peso tiene es la preciosa relación que se afianza entre los personajes, principalmente entre el protagonista, Okabe Rintarou ("Okarin"), y sus amigas Shiina Mayuri ("Mayushi") y Makise Kurisu ("Cristina", mal que le pese). Por cierto, un apunte: en japonés, el apellido precede al nombre. Si queréis leerlo "a la occidental" debéis leer Rintarou Okabe, Mayuri Shiina y Kurisu Makise. El anime es precioso, a pesar de todo lo que me hizo sufrir.

Hoy he estado deprimido todo el día. El conmovedor final de Steins;Gate, unido a la depresión post-party y a la marcha de David se han aliado para echárseme encima y bajar mi ánimo a los suelos. Me embargó la sensación de soledad. Incluso escribí los dos primeros versos de un posible futuro poema que, por ahora, no escribiré: Hoy no tengo ganas de vivir, dejadme a solas... (nótese la paradoja de estos versos con lo anteriormente dicho). Por suerte, ahora me encuentro mucho mejor.

Estos días que se acercan tampoco podré dedicarlos mucho a Blogger. Se acercan los exámenes (el primero, este jueves) y el momento de entregar mi Trabajo de Fin de Grado (¡ay, qué miedo, aún tengo que terminarlo!). Así que, para despedirme con algo alegre, os mecanografío una pequeña letra de rap que compuse el miércoles en las insoportables "tutorías" de Identidad, Mentalidades y Género en la Edad Media (asignatura que podría haber sido interesante de no ser por los docentes que la imparten). Como siempre, disfrutad:

(Música de referencia: "Cuatro minutos te escupo", Tote King. http://www.youtube.com/watch?v=MnjIj84s0x8)

El mundo cambia, ¿a dónde se supone que va a llevarnos?
Ya muchos años son intentando salir del engaño.
Hay que mojarse para poder coronarse,
los sueños se persiguen, si no, ¿por qué esforzarse? Solamente vive.
Hay mucha gente que va zombie por la calle.
Tú, sé consciente. No te desmayes, no sufras, no te rayes.
Camina sin rumbo, pero con una sonrisa en tu cara.
Tú, échale ganas, que no te salgan todavía las canas.
Queda mucho todavía por vivir.
No tengas prisa. Cuanto más corras,
menos tardarás en morir.
A mí me da risa ver el mundo vestido de esta guisa.
¡Pobre gente sumisa!,
para engordar la visa
no hacen más que sufrir.
Yo escribo esto porque me estoy sobando en clase,
con una base del Tote en la mente, que suena fuerte.
De esta manera, aprovecho las horas productivamente,
no pierdo el tiempo,
así, combato el aburrimiento.
Qué peñazo de profesor el Israel Sanmartín.
Es más inútil venir aquí
que dar de comer a la chusma política de Madrid.
Soy un aguerrido guerrero que guerrea con el folio.
Con furor verdadero mis rimas son objeto de expolio.
Las escupo sobre el papel, imperecedero como aquel
que alcanza la gloria o sube al podio,
como un gladiador o un Premio Nobel.
El rap es la evasión que necesita mi cabeza.
Me quito el sueño y la pereza desviando mi atención.
Si tengo que atender, me pegaré un tiro o me quedaré dormido.
Sería un riesgo atrevido,
igual me despiertan mis ronquidos.
¿Como empecé este tema? Ah, sí, hay que ser positivos.
Positivista, historicista, da igual, hay que ser optimista.
Esta clase de Medieval es más rancia que el sistema feudal,
pero hay clases interesantes, con profesores buenos,
como los de antes.
De antes de que hicieran esta cosa tan horrible que se llama Grado.
A mí, Licenciatura, Historia dura,
¡Medieval de Andrade, no la de Barros!
Guimeráns y sus adeptos es que me desesperan,
¡que vivan Chao y sus groupies, un profesor decente,
un profesor de bandera!
Sólo quiero salir de aquí, ¿cuánto falta para la campana?
¡Que suene ya coño, quiero ir al baño, ya tengo ganas!
Tengo hambre, no quiero perder aquí toda la mañana.
Y entonces da el pistoletezo de salida...
¡y todo el mundo sale en estampida!

Como curiosidad: todo lo que dice la letra está tomado de lo que ocurrió ese día. David Chao (gran profesor de arte medieval) se pasó por la clase con sus alumnos de licenciatura de Arte Románico, porque él tenía clase allí (Sanmartín nos había metido en aquel lugar, pero él no tenía esa aula asignada). Tuvo la amabilidad de dejarnos terminar. Y cuando estaba escribiendo las últimas líneas, justamente la clase acabó.

3 comentarios:

Milene Cristina dijo...

Que bom que está de volta. Faz falta. bjo!

Mital Riumo dijo...

Creo que podrías haber dejado el "andaba de parranda" y habría valido perfectamente.

Bonito. Y he visto que Ukyo te ha reñido por no haber escuchado Pink Floyd, lo que se acentúa porque este año es el aniversario del disco que te ha recomendado, pero no te preocupes: yo apenas he escuchado un par de canciones, así que te puedo acompañar.

Amando García Nuño dijo...

Serás perezoso, tendrás poca disposición y tiempo, pero cuando te pones, te pones...
Sólo quiero salir de aquí, ¿cuánto falta para la campana?. Bueno, un verso de aire docente que es todo un tratado de filosofía vital. O mortal, pero aplicable a todo, a todos.
Abrazos y a por ello, Blogger puede esperar.