martes, 13 de noviembre de 2012

No conduzcas como un gilipollas

Acabo de leer una entrada algo atrasada de un blog de un amigo mío. El blog es de humor y de actualidad (bueno, de tratar de echarle algo de humor a la actualidad), y de vez en cuando algo de música y algún tema de debate (como por ejemplo, qué ocurrió realmente el 11 de septiembre). Lo recomiendo a quien de vez en cuando se quiera echar unas risas. Pero lo que acabo de leer no ha despertado mi hilaridad, sino mi descontento. Al principio la entrada era divertida, como siempre, pero  el segundo y tercer vídeos de la misma han despertado en mí la indignación y la pena. No contra mi amigo, claro está, cuya intención solamente es hacer reír (y con un humor que a algunos podrá parecerles a veces muy negro, y a mí el humor
negro me encanta), sino contra los responsables de los vídeos, tanto los "perpetradores" de los actos grabados como los encargados de subirlos a la red. Básicamente, una persona cabreada con una mujer que golpea su coche al aparcar acaba arrojando a la susodicha a un contenedor de basura, y por otro lado tenemos un coche que circula a toda velocidad por una carretara con una rueda destrozada. Mi comentario de los hechos por extenso se puede consultar fácilmente aquí. El caso es que vengo a reivindicar que, por muy cachondos que a alguien le puedan parecer esos comportamientos en la intimidad, que por favor se abstenga de tratar de repetirlos en la vida pública. Si te vas a comportar como un cani cabreado puedes tirar a tu puta madre al contenedor de basuras. Si pretendes suicidarte pues tírate a un jodido barranco tú solo y déjanos a los demás vivir en paz, lejos de tu estúpida presencia. Y si eres un graciosillo que está grabándolo todo con la cámara, por favor súbelo a youtube como una forma de protestar ante lo que a todas luces es un comportamiento sancionable, y no como una proeza digna de ser contemplada y que lleva por título una frasecita impactante que te da la vuelta a las tripas tal como "How to deal with a woman driver" o "How to drive like a boss".


En resumen, que vengo a pedir, por favor, ni más ni menos que lo que reza el explícito título de mi entrada: no conduzcas como un gilipollas.

1 comentario:

Mital Riumo dijo...

Este es uno de esos excelentes momentos para preguntarse cuál es el verdadero alcance de Youtube, y lo digo teniendo en mente la historia de... Kimeros, sobre su alocada vida de estudiante. Quiero decir: estos cazurros a los que te refieres seguro que han dejado bien visibles las matrículas de sus vehículos, volviéndoloes fácilmente localizables y, en consecuencia, también a los dueños, por lo que todos podrían ser aprendidos y sancionados debidamente.

Con al debida colaboración de los usuarios de la red.

Y el mínimo interés por parte de los "justicieros" locales.

Bah xD